El piano de gatos (que no los gatos pianistas)


Según se recoge en el libro Musurgia Universalis, un jesuíta alemán, de nombre Athanasius Kircher, recibió un encargo de un príncipe italiano que, agobiado por los muchos problemas que conllevaba su cargo, había caído en una profunda crisis de melancolía.

pianodegatos_360.jpg

El encargo consistía en fabricar el que más tarde se ha dado en denomiar “piano de gatos“, un artilugio que lograse sacar al noble de su tristeza. Para ello, Kircher se dedicó a seleccionar un puñado de mininos cuyos maullidos fueran diferentes, en intensidad, agudeza y tono, ordenándolos de mayor a menor, de acuerdo con esta característica vocal.

De esta manera, los dispuso en jaulas, el uno al lado del otro, que posteriormente encajó en una estructura similar a un piano. En este momento entraba en funcionamiento el macabro sistema, consistente en accionar, al presionar las teclas, una aguja que se encargaba de aguijonear la cola del asustado animal. A medida que la melodía avanzaba, más desesperados eran los maullidos de los pobres animales.

De esta forma se componían las piezas de una siniestra “música”, que debió ser del agrado del cruel príncipe, pues se cuenta que de este modo consiguió salir de su depresión.

Encontrado en milgatos.com

4 Responses to El piano de gatos (que no los gatos pianistas)

  1. Tigre de Papel says:

    Aix quin mal… pobres bitxos…

    M’ha donat molt mal rollu aquesta entrada

  2. ferran says:

    Jejeje… mal rotllo? nahhhhh… en tindre que construir un 😛

    es broooooooooooooooooooma 🙂

  3. Lisa C.R says:

    Es tan cruel. Ya no por cómo se ve en la ilustración, sino porque a medida que avanza la humanidad, nuestra mentre se hace más diabólica.
    Meter a unos gatos, o cualquier otro animal dentro de un instrumento para que suene…es de ser bien retorcido. Es como si nos metieran a nosotros en una bateria y nos pegaran de tortas, creo que incluso doloría menos.
    ¿Han visto alguna vez cómo los martillos del piano golpean las cuerdas? Pobres gatos…

    Lisa

  4. Anónimo says:

    Vaya hijos de la gran…….si tiene depresión que se meta un palo por el culo, que en aquella época ya había palos bien grandes

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: