Fernando Pastor y la aconfesionalidad del estado


Hoy quiero hacerme eco del caso de Fernando Pastor, un padre que lucho judicialmente (y gano) para conseguir que quitaran los crucifijos de la escuela publica donde asiste su hija. Quien me conoce sabe que respeto profundamente las religiones, pero eso no quita que en mi opinión un sitio publico deba mantener la aconfesionalidad que el mismo estado proclama. Existen multitud de centros concertados y privados que profesan una opción religiosa, de la misma manera que existen muchos sitios (parroquias, familia, catequesis, etc…) donde se puede buscar una educación religiosa para un niño.

Por otro lado hay gente que recurrirá el “derecho histórico”, ya que esos crucifijos, o esas festividades han estado siempre presentes en nuestro entorno (y nuestras escuelas),  pero eso no debe servir de excusa para poder evolucionar hacia una plena separación entre el estado y la religión. No podemos caer en la falacia lógica de “si se hace desde hace muchos años es bueno”

En mi opinión la religión católica tiene suficiente espacio para desarrollar sus actividades y con los años los estamentos religiosos tienen que asumir la perdida paulatina de representatividad estatal sin que este olvide y recompense -eso si- su importante aportación histórica y actual en el ámbito social.

Paso a reproducir el correo de Fernando Pastor:

“Esperemos que la Junta no recurra y se acabe cuanto antes, pues hoy ha habido incidentes serios en el colegio, con un grupo de padres descangando su ira contra mí, tanto a la entrada como a la salida. Yo, que me tengo por una persona mentalmente fuerte, creo que no podré aguantar que se repitan más días, en presencia de mi hija como ha ocurrido hoy. Estoy muy triste y preocupado por ello, tanto que por primera vez ha pasado por mi cabeza abandonar, cambiar a la niña de colegio y dejarlo todo. Luego en frío veo que no puede ser que eso ocurra, y que hay que seguir, pero hoy que pensaba que iba a ser un día fliz, el primer día post sentencia, ha sido triste. Me recordaba la ira reaccionaria de los sectores más ultras, con infundios y demás. Y todo instigado por la directora del colegio, que ha debido de decir que por mi culpa este año no hay fiesta de navidad.”

5 Responses to Fernando Pastor y la aconfesionalidad del estado

  1. Romina says:

    Bueno, imagino que como ya me conocés, sabrás mi respuesta de antemano. Si vivimos en un Estado aconfesional (como es el caso de mi país, Argentina, y de España- al menos hasta donde yo sé), en ningún lugar público deberían existir símbolos religiosos. ¿Por qué? Pues porque el Estado no adhiere a ninguna religión específica, de alguna manera, todos somos parte de él, y todos tendremos posiciones diferentes respecto de la religión, lo cual es inevitable por lo heterogéneo de la población hoy en día. Algunos seremos ateos, otros judíos, musulmanes, católicos, budistas, agnósticos, etc… Si yo elijo la educación pública para mis hijos, ellos tienen derecho a que nadie les imponga ninguna religión desde pequeños (ni siquiera de manera implícita como en este caso), porque prefiero que tomen la decisión de creer o no cuando tengan la personalidad definida y puedan decidir por sí mismos si lo que desean es formar parte de alguna religión.
    Quiero aclarar que respeto a las religiones, respeto a la gente religiosa, y así como yo actúo de esta forma, creo que también tengo derecho a que me respeten a mí y a mi decisión de no formar parte de ninguna religión, y mucho más si viene de parte del Estado.
    En cuanto a lo de este padre, que en definitiva lo que hace es reclamar sus derechos, me parece perfecto, y creo que debería ser apoyado en su lucha. En cuanto a los padres que lo repudiaron como si fuese un delincuente, pues qué puedo decir, intolerantes hay en todas partes, sean religiosos o no.

  2. En España los centros públicos disfrutan de una autonomía que les permite decidir por sí solos si quieren crucifijos o no. Hay docenas de colegios en la misma provincia que no tienen crucifijos en las aulas porque así lo han querido los consejos escolares. En este sí lo había por la misma razón. Ignoro por qué el juez no ha respetado la autonomía del colegio, ni qué razones alegan para que un padre vea “agredidos” o limitados sus derechos por la presencia de un símbolo religioso en las aulas.

  3. ferran says:

    Lo que pasa es que no se si en estos casos la mayoria del consejo escolar tiene el derecho ‘democratico’ de poder escojer su opcion por mayoria (pero seria un tema que daria para muuuuuucha opinion al respecto)

    Pq creo que (quizas) no debe ser un derecho del consejo escolar? Pues pq basandos en la aconfesionalidad del estado podemos ver que en una escuela hay niños de muchas confesiones y mantener esos simbolos de alguna manera implica que la escuela se acoje a una confesion concreta y en mi opinion el derecho de tener una educacion laica esta por encima de las mayorias del consejo escolar ya que es un derecho de rango superior. Es decir una norma democratica estatal esta por encima de una norma democratica de un consejo escolar en caso de contradiccion entre ellas.

    Aun asi, entiendo que hay mucho a debatir y las cosas no son ni blancas ni negras ya que hay una historia y una cultura que no podemos ni debemos eliminar…

  4. fxslowie says:

    yo creo que no deberia haber signos en una escuela de alguna religion. lo que sí me parece mal es lo de Francia, donde una persona no puede llevar en principio algun simbolo religioso visible. se hizo por lo del pañuelo, pero no me imagino que no se respete el hecho de que alguien quiera llevar una cruz colgada. en este caso, estoy de acuerdo con Ferran, aunque no se si este padre tenia que ser quien diera este paso, sino el ministerio de educacion.

  5. Romina says:

    Estoy de acuerdo, como dije antes, la religión, al menos en una escuela que pertenece al Estado, no debería mostrar símbolo religioso alguno, ahora, si a nivel personal a alguien le parece llevar un crucifijo colgado por ser católico o un pañuelo en la cabeza por ser musulmán, me parece que no debería haber ningún problema. Cada uno tiene que tener ese derecho, y que lo prohíban, hoy en día, no sólo me parece un acto discriminatorio, sino que también retrógrado.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: