Dinero Negro


Si tienen un momento libre y están muy aburridos, les invito a visitar el Registro Mercantil y consultar el capital social de la mayoría de SL y SA de este país. Aparte de gastarse un buen dinero en honorarios del Registro, descubrirán que, en gran parte, su capital es básicamente el mínimo por ley (3.006€ SLs y 60.000€ SAs). Cualquiera que haya emprendido un negocio o haya estudiado hacerlo convendrá que, para iniciar una actividad, 3.006€ es un importe que no da para mucho (y 60.000€ , según la actividad elegida a desarrollar, tampoco). Tan sólo en gastos de notario, Registro Mercantil y Gestoría tranquilamente podemos tener unos gastos de 2.000€. Quedándonos 1.000€, y teniendo en cuenta que la gran mayoría de empresas son SL, debemos empezar un negocio con este disponible.

 

La realidad es que muchos empresarios inyectan dinero vía aportación de socios no escriturada (la enigmática cuenta contable 551), pero esta aportación es tan voluble como lo sea el carácter del aportante. Además, no suelen ser grandes cantidades ya que no desean llamar la atención a la Agencia Tributaria, no vaya a ser que nos pregunte de donde aparece ese dinero, pregunta que más de uno teme y menos de dos pueden responder.

 

En otros países (Francia, Portugal, …) existe la obligación, en las facturas que emite una empresa, de poner el capital de la misma. Se entiende que una de las señales de fortaleza o seriedad de una sociedad es su capital social. Es por ello que en estos países, en vez de repartir todos los beneficios obtenidos en un ejercicio entre los socios, es habitual que se destine una parte a escriturar un aumento del Capital de la sociedad. Supongo que es un tema de cultura empresarial, pero creo que es más serio y aporta más solidez una política empresarial destinada a aumentar los fondos propios de una sociedad antes que el reparto de dividendos al corto plazo.

 

Uno de los problemas de este país es la economía sumergida, la economía que por definición se mueve en efectivo, no formaliza contratos y no tributa. Se estima que mueve un 20% del PIB del país, lo que genera más de un problema. Por un lado están los empresarios legales, que tienen que competir con empresarios “sumergidos” con unos costes mayores y con una menor flexibilidad. Por otro el tema de la tributación, las arcas públicas están perdiendo una importante fuente de ingresos con los costes que tiene esto en los servicios que presta la Administración (Sanidad, Seguridad, Educación…). Y por otro lado, la “endogamia” de esta economía. Es decir, si yo genero 100€ en negro, no los puedo ingresar en mi cuenta bancaria. Los tengo que gastar en efectivo en gastos no muy grandes para que no llamar la atención, o los reinvierto en actividades sumergidas ya que no puedo justificar su origen si invierto en una actividad legal.

 

Las políticas de persecución de la economía sumergida que emprende la Agencia Tributaria me recuerdan a alguien golpeando la superficie del mar. En un principio generas un hoyo, pero dura milésimas de segundo ya que enseguida se rellena otra vez de agua. Creo que sería más fácil dejar una puerta abierta a esta economía, es decir,

perseguirla a con todo, pero a la vez ofrecer la posibilidad de “limpiarse”.

 

¿Cómo? Pues muy sencillo (más o menos). Siguiendo la idea de que una empresa se financia de forma más eficiente a través de su capital (sin tener que recurrir a bancos con los intereses y costes correspondientes), habría que dar la posibilidad de “limpiar” este dinero dejando entrar en el accionariado de empresas y/o en la inversión de nuevas iniciativas.

 

Esto es un riesgo, ya que no es lo mismo el dinero en negro generado por un paleta que haga sus “chapucillas” que el dinero generado por la trata de blancas o el tráfico de drogas. Es por ello que las personas que se acogieran a esta fórmula deberían estar sin antecedentes penales. Y para evitar derivaciones a través de sociedades de paja, deberán ser participaciones que tan solo pueda ser titular una persona física. Es decir, una empresa no puede aportar capital de su dinero negro. Así evitamos las “ingenierías” societarias de blanqueo de capitales.

 

Otros condicionantes que creo que deberían darse:

  • Estas participaciones no podrán transmitirse a una sociedad jurídica, tan solo pueden transmitirse a otra persona física

  • Durante 5 años no podrá proceder a la venta de estas participaciones y no podrá cobrar dividendos en los 2 primeros años desde la inversión inicial. Como incentivo fiscal se puede reducir el tipo de retención de los dividendos una vez pasados estos dos años.

  • Contablemente y públicamente (Registro Mercantil) estas participaciones serán iguales a las otras que constituyen el capital social, pero notarialmente (en la escritura) su naturaleza será distinta y su transmisión también

 

No soy experto en derecho mercantil, pero no creo que exista este tipo de participaciones dentro del código mercantil. Debería crearse, lo que no creo que tenga más complicación.

Ahora veamos a que tipo de empresas se permitiría invertir este dinero en proceso de blanquear:

  • Sociedades con una actividad mínima de 3 años, y en cuyo accionariado el aportante no sea socio. Este dinero tiene que cambiar de “ambiente”, “conocer mundo”. Tienen que estar al día con las obligaciones tributarias y mercantiles, y haber estado ejerciendo una actividad demostrable en los últimos 3 años. Definir el “demostrable” sería complicado pero necesario.

  • Para proyectos nuevos, se haría en proyectos que tendría en cartera la Administración, es decir, no serían proyectos opacos si no que habrían pasado un filtro previo por la Administración. Gracias a este filtro se podrían priorizar sectores de la economía como el de las tecnologías o el bio-médico.

 

Cabría definir que posible vinculación podrían tener en el consejo de Administración de estas sociedades. Soy partidario de no dejar demasiado poder, en un principio, a los aportantes, hasta que se consolide el proyecto empresarial. Pero este aspecto es difícil porque es cualquier persona, si aporta dinero, quiere al menos ser consultado en la toma de decisiones.

 

No soy ingenuo, no creo que ni el 10% del dinero “negro” llegara a legalizarse, pero aunque sea por una mínima aportación al crecimiento del PIB, creo que ya vale la pena intentarlo.

2 Responses to Dinero Negro

  1. Pingback: Dinero Negro

  2. Emilio says:

    VAMOS A REVOLUCIONAR EL MUNDO DE LA ADICCIóN AL TABACO, DROGAS EN GENERAL
    NUESTRA TERAPIA COMBINADA ES SECTRETa, EXCLUSIVA Y ÚNICA EN EL PLANETA. MOVILAZREMOS MUCHOS MILLONES DE PERSONAS EN EL MUNDO.
    NACE EL PROYECTO ECONOMICO MAS IMPRESIONANTE DE ESTE SIGLO.
    SOMOS UNA EMPRESA FAMILIAR HUMILDE Y ANTE LA ENVERGADURA DE ESTE PROYECTO NECESITAMOS SOCIOS. MAXIMA DISCRECION Y CONFIANZA. Atte. info@biocaf.com ASTURIA, ESPAÑA

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: