Arenas Blancas VI- El Jinete


jinete.jpg

Hoy te he robado a tu hijo,

Le has dejado ir con el jinete,

Y yo, con mi  blanco caballo y  mis manos ensangrentadas,

Te he robado de nuevo.

Le he dado un arma,

Y le he robado el alma.

Madre de porteador de muerte,

Madre de creador de lamentos,

Me das un niño, y te devuelvo un monstruo.

Bajo estandartes enmohecidos,

Bajo himnos sin sentido,

Los llevaré a la eterna batalla,

Da igual el nombre,

Da igual el lugar,

Da igual porqué.

Un día me llevé a sus padres,

Los bañe en sangre de enemigos y amigos,

Y vi como las arenas blancas bebieron el sacrificio.

Ahora llevo a sus hijos,

Mientras siguen los pasos de sus ancestros,

Bajo el lamento de viudas,

Los dirijo de nuevo a las arenas,

Allí donde una vez yo también marché,

Y de donde, para maldición de muchos, volví.

No soy más que un viejo decrépito,

No empuño ya mis armas,

Pero mi caballo nos guía igual,

Quiere volver a ver los lobos luchar,

Escuchar los gritos de odio y terror,

Quiere ver las arenas beber otra vez.

Arenas Blancas V- El Hombre de fe


viejo1.jpg

Vahos de absenta en mis ojos,

Palabras vacías en mi boca,

Y miradas de odio a mis pies.

Yo soy un hombre de fe,

Yo soy el que veía la luz,

Pero ya sólo veo la oscuridad del licor.

Los llevé,

Los guié a través de las arenas blancas,

Les prometí respuestas,

A todas las preguntas que ni siquiera habían fomulado.

Y ahí, en las silenciosas Puertas de Orión,

Ahí los perdí.

No querían respuestas,

Pues no tenían preguntas,

Abrieron el dulce licor de la locura,

En pagana comunión.

Me apartaron de mi cayado,

Me rasgaron las vestiduras,

Me dieron agrio absenta,

Y entonces ví,

Vi el tiempo recorrer dunas blancas.

Demonios envejecidos,

Dioses postrados ante ídolos,

Todos se rieron de mí.

Porque no hay respuestas,

No hay preguntas,

Sólo arenas blancas.

Un vaso más,

Lléname de absenta una vez más,

Déjame perderme.

Aléjame de las Puertas de Orión.

Arenas Blancas IV- El Yonki


el-yonki.jpg

Madre calienta la cuchara,

Ata esta maldición a mi brazo,

Busca mi vena moribunda,

Hazlo por mí,

Porque hoy no puedo viajar solo.

No llores, ni sufras,

Porque he sido rey.

El rey de los malabaristas,

Bailando sobre las eternas arenas,

Y las mujeres siempre se apiadaron de mí.

Es mi último viaje,

La última vez que esta aguja

Revive mi alma.

Por favor Madre,

Por favor,

No me digas que no.

Hoy deseo reposar,

No quiero reinar más,

Tan sólo echarme en estas arenas,

Echarme y descansar.

Mis pies ya no desean bailar,

Mi reino lo devoró el moho,

Y ahora me reclama a mí.

Madre no llores más,

Dame paz,

Dame lo que es mío,

Déjame descansar sobre arenas blancas,

Y amar por última vez

Al diablo de sucia sonrisa.

Arenas blancas III


Avui no tenia un bon matí, i ahir tampoc va ser un bon dia. Suposo que m’entens, oi noia?

I com per art de màgia, el Jordi envià un poema.

viejo.jpg

Arenas Blancas III

Mis pies lamentan cada paso que doy

mis manos se niegan a cerrarse sobre mis recuerdos

y los pierdo sobre estas arenas blancas .

Poco a poco, se me escapa de las manos

todo lo que un día me importó….

Ayer lancé mi viejo rifle,

para los fantasmas que han de venir

de nada me sirven sus viejas balas.

Ya no truena contra mis enemigos,

pues hace tiempo que descubrí

que mis balas eran tan huecas como mis miedos.

Mucho he visto en este camino,

pocos Ícaros impíos,

demasiados Dédalos cobardes,

muchas preguntas en el aire,

que olvidamos para que las creamos.

Ahora que siento un frío aliento en la nuca,

ahora te confesaré lo que aprendí:

Nada más que arena y sal hay en este desierto,

y nada más encontrarás….

Y de nuevo el frío aliento en mi nuca,

hoy no me giraré a verte,

no, puede que mañana,

pero hoy seguiré caminado un poco más,

y que los diablos que bailan sobre las arenas blancas

me esperen un día más.

Arenas Blancas II- La Luna


luna.jpg

En este desierto blanco

Una risa amarga se dibuja en el cielo.

Bonita, cruel y vieja,

Esta Luna se emborracha sobre arenas blancas.

Hace tiempo que no atiende a cantos,

Ni los necesita.

Vio partir al viejo,

Y lo verá caer.

Lanzó su último llanto por una madre,

Que no tardó en abandonar,

Porqué el tiempo es cruel,

Y el tiempo fue su único amante.

Dylan le lanzó su canción más triste

Mientras los demonios saqueaban el horizonte,

Pero la olvidó,

Como olvidó a los que recorren estas arenas blancas.

El silencioso ejército de moho

Devasta el mundo a sus pies

Pero a ella nada le importa,

el tiempo está de su parte.

El subtil encant dels haikus


Un dia, navegant per la xarxa vaig topar amb uns petits escrits… semblaven poesies, eren molt curtes i sense rima, però tenien un encant especial que em va cridar l’atenció.

Investigant una mica vaig descobrir que aquells petits textos es deien haikus, un tipus de poesia japonesa que es basava en un vers de 17 síl-labes (17 sons en japonès) organitzades en tres frases de 5, 7 i 5 síl-labes sense cap tipus de rima ni títol. Eren textos que normalment parlaven de la natura, tot i que n’existien de tot tipus i gènere. Però el que em va cridar l’atenció no te res a veure amb la rima o la seva estructura, sinó amb la vida que transmetia, l’espontaneïtat de l’instant per sobre de les normes, i la profunditat que es pot transmetre sota una aparença d’extrema simplicitat formal.

Els haikus no es tenen que pensar, sorgeixen de capturar un instant, un pensament, una sensació. Intentem capturar aquell instant en un vers, però el vers mai serà l’important, l’únic que importa es captar un instant fugaç de la vida…

En el mon dels haikus, existeixen el que s’anomenen els poetes majors grans mestres del haiku: Basho, Buson, Issa i Shiki. Aquí teniu un haiku traduït de cada un d’aquests mestres, tot i que traduïts no es pot apreciar la seva sonoritat i estructura, valen la pena.

Desolació hivernal.
En un món de to uniforme
el soroll del vent.
BashoEn cada pètal que cau,
les branques del cirerer
es fan velles.
Busson

Papallona que voltes.
Com tu sento
que soc una criatura de pols.
Issa

Al llarg del riu
no vaig trobar cap pont.
Aquell dia sense fi.
Shiki

haikump.jpg

Arenas Blancas


El meu bon amic Jordi, que aguanta les meves paranoies dia rera dia amb infinita paciència ha escrit això, val la pena.

Sientate en estas arenas blancas,

mira el tiempo arrastrarse entre nuestros dedos

escucha a los payasos lamentarse,

mientras se arrancan las pinturas.

Sobre estas arenas blancas se contruyen imperios,

se hunden miserias, y derrocan reyes.

Pero no te preocupes, el tiempo lo cubre todo,

polvo y olvido son los únicos dioses.

Tu y yo nos sentaremos a tomar una copa,

el cigarro escupirá ceniza negra,

Dylan construirá su atalaya,

y encima de arenas blancas sonreiremos de nuevo

.

demon-in-the-wood.jpg
A %d blogueros les gusta esto: