El tren bala: visión de futuro o injusticia perpetua


Hace unas pocas semanas se firmo el acuerdo entre el Gobierno Argentino presidido por Cristina Kirchner y un consorcio franco-español-argentino para construir un tren de alta velocidad (popularmente el tren bala) entre Buenos Aires, Rosario y Córdoba. El líder de este consorcio va a ser la compañía francesa Alstom que va a llevar la tecnología del TGV francés a Argentina por un preció de unos 4500 millones de euros que el país va a pagar en unos 30 años.

Imagino que mucha gente no conoce el preció de una infraestructura de tal calibre y para un ciudadano normal es difícil determinar si 4500 millones es mucho o poco. Como dato diré que cualquier otra linea de características parecidas en cualquier lugar del mundo costaría más del doble, es decir, el “tren bala” es realmente económico. Eso seria genial no?

Si, realmente seria genial si no fuese por que nadie regala nada en este mundo, ahora comienzan a aparecer len los medios especializados noticias sobre los primeros recortes en relación a lo expuesto en el proyecto inicial, cambio de la vía doble por vía simple entre Buenos Aires y Rosario y downgrade de la tecnología utilizada de los sistemas de control como aspectos más destacados. Sin contar la nula transferéncia tecnológica que va a existir siendo el “tren bala” un producto cerrado y controlado por Alstom donde los técnicos argentinos poco van a poder reutilizar para futuros proyectos.

Estos cambios sobre el proyecto van a afectar ya no tanto la velocidad comercial del futuro tren de alta velocidad argentino, sino la capacidad de la linea para poder aumentar frecuencias en caso de que fuese necesario en un futuro. La linea nacería con difíciles (y costosas) posibilidades de ampliación en cuanto a densidad de trafico se refiere.

Otro aspecto oscuro es la adjudicación y la financiación. Existen fundadas sospechas de que la adjudicación a sido poco menos que fraudulenta y actualmente hay diversas demandas interpuestas para aclarar este punto. En el aspecto financiero la inestabilidad económica de Argentina a provocado que los prestamos sean a un interés extremadamente alto y con clausulas muy duras contra los posibles impagos cosa que va a repercutir sobre el preció final de la operación.

Las alternativas:

Independientemente de todos estos problemas existe un sector importantísimo de la población que incide en la precariedad del sistema ferroviario Argentino, un sistema que año tras año ha ido empeorando en calidad y eficiencia por la falta de mantenimiento existente y reclama que antes se invierta en mejorar las lineas existentes antes que hipotecarse para crear una nueva.

Actualmente la mayoría de lineas no pueden superar los 50km/h por deficiencias en el material rodante y sobretodo en la infraestructura y nos encontramos con la paradoja que a día de hoy se tarda más en hacer los trayectos que hace 50 años.

Conclusión

Hay mucha gente que defiende las potencialidades del “Tren bala” y evidentemente este seria un revulsivo económico para la región y sobretodo para el eje Buenos Aires, Rosario, Córdoba , pero creo que es necesario mantener una coherencia en las infraestructuras ferroviarias y es prioritario vertebrar el país y crear un sistema de comunicaciones correcto antes de abordar proyectos de tan alto nivel, porque sino se va a amplificar el problema de las dos Argentinas, la de los ricos que se creen que viven en el primer mundo y la del pueblo que lo ve pasar por la puerta de su casa. Y amigos, eso solo conduce al conflicto social.

¿A que distancia esta la Villa 31 del Hotel Sheraton? El “Tren bala” no creo que los acerque ni un milímetro…

A %d blogueros les gusta esto: